Es cierto que el sol baña cada una de las islas volcánicas de Cabo Verde de una forma rotunda ofreciendo un paisaje desértico en algunos lugares de este archipiélago macaronésico. La misma certeza podemos usar para decir que nada ilumina más cada rincón de este país que la sonrisa del caboverdiano. Quizá la carencia de recursos no es obstáculo para que abracen con fuerza el himno del país «canto a la libertad» y así expresen su Morabeza y modo de vida: vive y deja vivir.

Cabo Verde no es solo el paquete vacacional dominado por los grandes resorts all inclusive de la isla de Sal, la capital playera con largos kilómetros de playas de arena blanca. Cabo Verde es Sal, claro… pero existe otro Cabo Verde por descubrir y otro turismo que disfrutar, más cerca de sus pequeños poblados, de su gran oferta de actividades, donde reina el kitesurf, de su gastronomía local, de su cultura musical, de su alegría y de sus ganas de vivir con casi nada. Y te lo muestra en 10 islas: São Nicolau, Boavista, Sal, Santiago, Maio, Fogo, Brava, Santo Antão, São Vicente y Santa Luzia, esta última es la única que no está habitada. 

Santiago es posiblemente la isla que nos mande señales más intensas y certeras para decirnos: This is Africa. Cidade Velha es Patrimonio de la Humanidad desde 2009 y controla desde su Fuerte la gran extensión de la isla. Pero nada como el encanto de sus calles empedradas y sus casas de colores. Camina despacio y siente el paso del tiempo. Recomendamos una visita a original Projeto Xalabas, en Achada Grande: arte local e internacional en las paredes del municipio gracias a la ONG Africa ´70. «Sempre que amas abraças a vida» reza una de sus paredes… 

Desde Monte Verde, en el Parque Natural de mismo nombre, podemos avistar las Islas de Santo Antao y Santa Luzia. Estamos en la isla de San Vicente, cuna de Cesária Evora, donde los contrastes no nos dejaran indiferentes. La alegre Mindelo, la capital cultural del país, con su aire colonial, toque bohemio y lleno de color nos enamora. La música está presente en cada rincón de esta isla. Si quieres una experiencia única, visítalo en Carnaval. Vive otra experiencia musical en Baía das Gatas, bañada por aguas cristalinas, es el lugar del Festival de música más importante del país que da cabida a 70 mil personas (las mismas que habitan a lo largo del año en la isla). Conducir por esta isla y descubrir los pequeños pueblos de pescadores, como el de Salamansa, son alguno de los atractivos de esta isla.

Si lo tuyo es el trekking no debes perderte Santo Antao. Más de 70 rutas para disfrutar de la isla más alejada del continente africano. En la isla de Santo Antao parece que no haya pasado el tiempo, la capital de la ruralidad, caminos adoquinados, remotas aldeas, pintorescos paisajes montañosos y un verdor que resulta inusual en el resto del archipiélago. Imperdible su Cráter de Cova, una caldera volcánica que alberga una vegetación inusitada en tierra de formación volcánica. Caminar por las poblaciones de Porto Novo, Ponta del Sol o Ribeira Grande para cruzarte con su gente y reponer fuerzas con una deliciosa cachupaUna isla para caminar… respirar… caminar…

Pero las playas caboverdianas más increíbles las encontrarás en Boavisata y Sal. Parece increíble que en una formación de islas volcánicas sus playas tengan arena blanca y fina, solamente explicable por los vientos africanos que llevan arrastrando arena del Sahara durante siglos. El color de sus aguas es deslumbrante. Como deslumbrantes son los espejismos de Terra Boa, creados por la incidencia del sol sobre la arena abrasadora del desierto. No olvides visitar la maravilla natural del olho azul, una gruta natural de piedra que con 18 metros de profundidad nos ofrece un ojo azul turquesa por la incidencia de los rayos del sol sobre el agua y Pedra de Lume una característica salina situada en el antiguo cráter de un volcán.

Si quieres llevarte un bonito recuerdo de la vida caboverdiana, acércate a observar la vida en El Pontao de Santa María donde grupos de adolescentes hacen sus acrobacias al agua mientras se escucha el barullo de la compraventa de pescado recién llegado en las pequeñas barquitas de colores.

Cierro los ojos…. recuerdo…. y siento sodade


Te llevamos a descubrir Cabo Verde de una manera única, sintiendo el latido de la población local, de la cultura caboverdiana, entre desiertos, montañas, sorprendentes cráteres, playas infinitas de arena blanca, poblaciones coloniales… un Cabo Verde cultural, racial, bohemio, profundo muy sorprendente. 

Morabitur, está presente en todas las islas, para que elijas la combinación de islas que más se adapte a ti. No dejes que se te escape!


Artículo escrito por Betty Mena, DMC Manager de Destination by Summerwind.

Entusiasta y positiva. Amante de la naturaleza, los viajes,
culturas lejanas, decoración étnica y artesanías.